Técnicas Orgánicas y Huertos Urbanos en Casa

En la revolución neolítica, hace más de 9 mil años, las mujeres sembraban semillas alrededor de la cueva o vivienda donde habitaban, llegando a desarrollar un modo de economía más seguro, con plantas de cultivo que les permitían guardar una gran parte de la cosecha para las épocas de escasez.

Esta práctica ha continuado a lo largo de la historia de la humanidad y más recientemente se ha vuelto muy popular. A través de ello no se busca necesariamente tener una cantidad importante de alimento, sino promover una diversificación de los hábitos alimenticios y la calidad de los alimentos.

¿Qué es un huerto urbano?
Un huerto urbano utiliza técnicas orgánicas, evitando el uso de herbicidas, insecticidas, acaricidas o cualquier otro químico. Con ello se recrea un ecosistema sostenido con la diversidad de los cultivos, la rotación de los mismos y el aporte de los abonos orgánicos.

La agricultura urbana crea un espacio donde la familia, vecinos y amigos pueden aprender también a observar y facilitar los procesos naturales de siembra, crecimiento, cuidados, reproducción, injertos, cosecha, poda, etc. Además de tener propósitos productivos, hay un contenido educativo y reconstructivo que ayuda a fortalecer la integración y el trabajo en equipo.

4710730247_c66a99fd0c_z (1)
“Los pimientos se han hecho gigantes” CC Foto por: Hugo Riquelme Ortega

¿Que se necesita para tener un huerto urbano?
Para poder tener un huerto urbano se necesita un espacio con toda la luz directa posible, dependiendo del terreno del que se disponga, se podrá cultivar una mayor cantidad y variedad de alimentos. Un espacio que podemos aprovechar idealmente son las terrazas o azoteas.

Otra opción puede ser tener tu huerto urbano en un balcón o frente a una ventana que tenga suficiente luz, para ello se pueden hacer huertos verticales. Actualmente hay muchos diferentes modelos de recipientes que podemos encontrar para llevar a cabo la instalación del huerto urbano, además de diferentes modalidades que se adaptan a los espacios de que disponemos.

Cuando se tiene poco espacio, se pueden utilizar macetas o hacer un huerto vertical. Cualquier recipiente pequeño nos puede servir para plantar las semillas. En cuanto a la tierra, lo ideal es comenzar con un buen sustrato vegetal y abonos orgánicos, para fomentar el reciclaje y porque así, la calidad de las verduras que obtendremos será mejor.

El riego se puede hacer de manera manual o con un sistema automático de riego, lo cual se recomienda para cuando el huerto ya está establecido o en las épocas donde no estaremos en casa o nos vamos de vacaciones.

7037447213_0f247189df_z (1).jpgCC foto por Colectivo Ecologista Jalisco

Se recomienda comenzar con cultivos fáciles, a los que no les afecten graves enfermedades o plagas y que tengan un ciclo de vida corto, también considerando que se pueda cultivar todo el año y sean de fácil manejo. Un ejemplo de ello son las acelgas, lechugas, rábano, ajo y cebollas.

Los huertos urbanos pueden ser muy creativos, sencillos y beneficiosos para el medio ambiente, nuestra economía y nuestro hogar. Puedes adaptar tu huerto a los espacios que tengas disponibles, la sencillez o complejidad dependerá del tiempo que quieras dedicar a tu huerto urbano.

Vía Fundación UNAM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s